lunes, diciembre 15

Yo.

Depende de quién seas, te puedo querer u odiar, te puedo caer bien o mal, te puedo haber dicho cosas lindas o feas alguna vez, puedo haber peleado contigo o nunca haberte hablado, puede ser que me conozcas mucho o sólo me hayas visto, que quizás me extrañes o te quieras alejar de mí, no lo sé. Cada persona me ve de distinta manera, hoy mientras regresaba a mi casa en un taxi me pregunté, ¿Cómo me veo yo?

Soy como todos: tengo cosas buenas y malas. Y soy tan distinta: soy yo.

Soy demasiado insegura, no sólo de mi misma, sino también con varias personas que me rodean. Siento muchas veces que no puedo hacer algo y que si lo intento me va a salir mal, y cuando lo hago, yo sola me lo confirmo. No creo en eso de que si piensas algo, se va a cumplir, creo que uno necesita más que sólo pensarlo, se necesita esfuerzo, gusto, y por qué no decirlo, talento. Soy insegura con las demás personas porque no creo que les importe mucho si me dañan o no (ojo: no todos están incluidos), eso hace que se me haga difícil confiar en los demás, y aquí hay algo contradictorio: le cuento mis cosas a la gente. No digo que ventile todo lo que sienta, haga o me pase, es sólo que a veces necesito desahogarme y estoy hablando y viene alguien y digo “Puedes escuchar, normal" porque no me pienso callar o guardarme lo que necesito expresar sólo porque llegó alguien. Aunque eso no es confianza, porque no me interesa si la gente se entera de mis cosas, es decir, de las cosas que hablo. Porque como todos, tengo vida privada. Vida privada de la cual no necesito hablar. Si digo que no confío en muchas personas es porque siento que sólo algunas van a estar conmigo hasta el final, y no podría abrirme ante alguien si no sé si algún día me dejará sola, algo que creo de la mayoría de personas. Son pocas las que no traicionan (aunque ésa es una palabra un poco fuerte).

Soy orgullosa, y demasiado. Sé pedir perdón, pero si me has hecho daño, olvídate que al menos te haga conversación. No soy vengativa, no gastaría mi tiempo en devolver un daño, además, creo que responder con el orgullo es más eficiente.

Me molesta que esté (o haya estado) de moda que las personas pongan en su “acerca de mi” que odian a la gente hipócrita. Es algo irónico, ya que es hipócrita decir eso, esto es porque NADIE se salva de haber hablado mal sobre alguien, y luego estar con esa persona de lo mejor. No lo voy a negar, la hipocresía es molesta, y yo no me libro de haber puesto en mi “acerca de mí” que la odio. Es que hay gente que llega al extremo, pero tampoco voy a negar que he rajado y lo he ocultado. Y si lo escondo, puede ser por dos razones, porque esa persona en verdad me importa, y si hablé mal de ella, fue porque estaba con la cabeza caliente, y no quiero pelear o malograr algo diciéndole que dije comentarios no muy agradables sobre ella (es decir, le puedo decir sus defectos pero no le digo si rajé o no), o porque esa persona fue hipócrita conmigo y no me importa entonces comento lo que quiera sobre ella, y si se entera, normal. Es como que si sólo me diera flojera decirle boludeces porque no me parece que la persona valga mi tiempo, pero si ella me lo pregunta, admitiría que hablé mal. Total, no me interesa.

Tal vez ahorita estás pensando “¿Cuántas veces habrá rajado Aixa de mí?” Te dejo la duda.

(Aunque mucha de las personas que leen lo que escribo, son personas de las cuales nunca he rajado, ni lo haré.)

A veces me dejo llevar por mis emociones, y eso hace que me vea histérica, muy sensible, tal vez dramática (otra cosa contradictoria, ya que odio el drama), e impulsiva (a veces doy manotazos, ¡perdón!). Otras veces sé guardarme bien lo que siento, lo que hace que sonría todo el día para luego llorar en la oscuridad de mi cuarto, justo antes de dormir. Y esto es un elemento más para mi lista de contradicciones: Siempre trato de mostrarme cómo me siento, pero hay casos que ameritan una sonrisa falsa.

Soy caprichosa y engreída, trato de controlarlo para no dañar a las demás personas, pero a veces no puedo lidiar con eso y termino afectando a terceras personas que no tienen porqué aguantar mis caprichos y engreimientos. Le pido disculpas a toda persona que alguna vez me ha aguantado y a toda aquella que no lo ha hecho y yo he pretendido que tenía que hacerlo.

Muchas veces me he quedado callada cuando me siento molesta, en vez de decir de frente que algo me está incomodando. Eso es tan tonto porque sólo me amargo la vida a mí y a la gente que me quiere ayudar poniendo mi cara de poto.

Soy extremadamente tímida con la gente nueva, no me gusta meterme a cursos que no estén relacionados con la gente de mi colegio, ya que cada vez que lo he hecho (o mejor dicho, que he sido obligada) la he pasado mal. Se me hace difícil entablar una conversación, con cualquier persona, hay veces en las que simplemente no sé qué decir, y pienso en algo para hacer más larga mi respuesta y que no se quede en un “Sí” o “No”, pero no se me ocurre nada. Y me parece mucho más difícil conversar con alguien completamente nuevo y en quien no tengo la confianza suficiente. Creo que la mayoría de los Patavips sabe perfectamente a qué me refiero cuando digo que soy tímida, y hablando de ellos, son el único grupo con el que me llegué a soltar fuera del colegio, y el claun es el único taller en que no la he pasado mal. Bueno, no siempre.

Como ya mencioné antes, no soy vengativa, pero si tú no me quieres, yo tampoco lo haré. Si no te importo, tampoco me importarás. Si no me hablas, yo tampoco lo haré. No soy insistente y no soy de las personas que en el Messenger te saludan todos los días sin darse cuenta que no quieres hablar con ellas. Por mí, muchos se pueden ir al infierno.

Soy celosa (y mucho), todos lo saben. Esto no necesita mayor explicación que algunas palabras: a veces exagero, me jode altamente ser así.

Hay veces en las que me siento basura, cuando tengo todo lo que necesito. Una amiga me dijo “Cariño te sobra” y quizás sea cierto, entonces, ¿será que no lo sé valorar? ¿O será una simple etapa adolescente?

Odio ser adolescente y odio ese término. Odio a los bichos y que mi pelo se esponje. Odio que la mayoría de gente odie a las ratas, que esté de moda odiar el pop, que hayan cosas de moda, las huecas, las putas, que la mayoría de la comida saludable sea fea, que mi cabello no sea lacio, no haber ganado más que una galleta en una rifa, los pitucos, las combis en especial si están con un radio chicha a todo volumen, el reggaetón, los borrachos, los ambientes de peña, sudar, la nueva directiva del colegio, los chismosos. Odio que una persona piense que todo el mundo se copia de ella, odio cuando la gente se copia, cuando me dicen “¡te cuento! No mejor mañana”, cuando me insisten, cuando me reclaman algo que no quiero hacer, cuando alguien se hace el ofendido, cuando rajan de alguien a quien quiero, cuando discriminan, cuando pierdo un partido, cuando me quieren sacar celos.

Oh pero no te desilusiones, también tengo cosas buenas. Creo ser confiable, y por alguna extraña razón la gente confía en mí. Muchas personas que recién conocía me contaban su vida entera sin saber por qué, y ninguna de ellas se ha arrepentido, pues no tengo porqué publicar sus cosas, y si lo tuviera, igual no lo haría.

Hago lo que tenga que hacer sin importarme qué piensen los demás. Si me tengo que sacar un moco, acomodarme el bracier o el calzón, sacar una toalla higiénica, o arreglar cualquier cosa que me esté incomodando en un lugar público, lo hago. Es que no me parece justo, por ejemplo, que además de tener que soportar la regla tenga que aguantarme el esconder mi incomodidad. O si un moco está pegado a tu nariz, más vergonzoso sería que estés hablando y se te caiga, además todos tenemos mocos.

No creo ser graciosa, pero me río de todo. No sé si soy una persona alegre, tengo días en los que paro deprimida, y días en los que sólo hablo tonterías y cuando no estoy haciendo eso, estoy bailando (no me gusta bailar, si lo hago, es sólo chongo) o jugando.

Me encanta soñar y creo que lo más lindo del mundo es estar enamorado (a), pase lo que pase, es lo más lindo. Es lo que siempre te saca algo sincero, ya sea una sonrisa o un llanto. Al menos a mí.

Ya me dio sueño y no quiero escribir más, creo es una de las cosas más largas que he escrito, eso me hace sentir muy egocéntrica. De todas maneras, creo que es bueno analizarte a ti mismo (a) porque te puedes conocer un poco más. Por ejemplo, no sabía que habían tantas contradicciones en mi forma de ser.

2 comentarios:

Oh dijo...

em... yo te amo XD

alladodelcamino dijo...

jaaaaaaaaaaajajaj escribiste tanto, pero lei todo *.* y casi todo ya lo sabia JAJA ok no xd pero muchas cosas, no por nada fuiste my bf, y x eso te tengo un cariño muy especial y lo sabes :) oeoe me senti tocada con lo del msn qe mal si no me quieres hablar dimelo OSEA! jajajajajaja la mas problematica, es mentira lo sabes:) cuidate, beso. Andreaa.