domingo, abril 12

El método Gronholm.

"No buscamos un buen hombre que parezca un hijo de puta, lo que queremos es un hijo de puta que parezca un buen hombre. Adiós y gracias.”

Libreto (una pequeña parte):

Mercedes cuelga el celular.

Mercedes: Mi madre ha muerto.
Carlos: ¿Qué dices?
Mercedes: Que ha muerto.
Enrique: Hostia...
Carlos: ¿Qué ha pasado?
Mercedes: La tenían en la UVI... Un ataque de corazón.
Enrique: Lo siento.
Carlos: Pero si hace rato te han llamado...
Mercedes: Se ve que mientras que estábamos hablando ya había entrado en crisis y mi hermana aún no lo sabía.
Carlos: Mercedes...
Mercedes: Bueno, me debo ir.
Carlos: ¿Quieres que te acompañe? Yo también me debo ir.
Mercedes: No es necesario. Tengo el coche aquí... Mierda. Debería haber ido cuando me llamó antes.
Carlos: Tampoco hace tanto. No habrías llegado a tiempo.
Mercedes: Pero no he ido. Me he quedado aquí. Mierda.
Carlos: Quizás es mejor que no conduzcas. A mí no me importa.
Mercedes: Gracias.

Mercedes y Carlos recogen sus cosas.

Fernando: Me sabe mal.
Mercedes: ¿A ti?
Fernando: Sí, a mí.
Mercedes: Tú lo único que piensas es... Mira, dos menos.
Fernando: Soy un malparido, pero no tanto.
Enrique: Estoy seguro de que entederá que te debes ir.
Fernando: Al principio han dicho que quien se marchara, fuera por lo que fuera, quedaba eliminado.
Carlos: Cómo puedes ser tan...
Fernando: Es lo que nos han dicho.
Enrique: En todo caso, no eres tú quien lo ha de decidir.
Fernando: No, pero lo han dicho.
Mercedes: Espero que te elijan. Yo lo haría. Hijos de puta como tú no se encuetran cada día.
Fernando: Eh, que yo no he matado a tu madre.

Mercedes lo mira, enfurecida.

[...]

Mercedes: Me quedo.
Carlos: ¿Qué?
Mercedes: Que me quedo.
Carlos: Mercedes...
Mercedes: Está muerta. No viene de media hora.
Carlos: ¿Cómo puedes decir una cosa así?
Mercedes: No puedo irme.
[...]
Fernando: Se nota que entre tu madre y tú había cariño.
Mercedes: Di lo que quieras. A mí no me pondrás nerviosa.
[...]

Carlos abre la puerta y se va.

Mercedes: Mi madre haría lo mismo.
Fernando: Cojones, qué familia.

Por Jordi Galcerán, “El mètode Grönholm”



Sacado de un blog:

¿Quieres llegar alto y rápido, como un cohete?
¿Quieres triunfar en el juego salvaje de la vida?
Es lo más fácil del mundo.
Antes de lanzar los dados, antes de escoger si te toca el barquito, la plancha o el zapato, tienes que tomar una decisión: volverte un hijo de puta.
Nada de estudiar.
Nada de ser honesto y poner la otra mejilla.
Tampoco leas El Secreto porque este secreto es más útil y te lo doy gratis: vuélvete un hijo de puta.
Comienza mintiendo, como todos.
Luego, búrlate de los demás. Ridiculízalos.
Minimiza, despersonaliza, condena, segrega, divide y avanzarás 4 casilleros.
Después ponte arriba a punta de prejuicios: condena a las mujeres, a los gays, a los sensibles, a los que pelean, a los que no obedecen, a todos. Así darás más rápido la vuelta al tablero. Sin escrúpulos. Sin parada libre.
Maltrátalos en nombre de la normalidad: eso te pondrá por encima y te dará autoridad moral e intelectual, aunque seas ruin y no sepas nada.
Si eres chola maltrata a cualquier mestiza y usa oro, mucho oro.
Si eres ignorante, pontifica.
Rebaja a todos en grupo y brilla tú solito. Sigue, sigue avanzando y pasarás por Go.
Pisa cabezas, traiciona, desprecia. Habla mal de tu jefe pero nunca a él, porque puede corregirse y mejorar y recuerda que él también compite. Genera basura y culpa a los demás. Haz trampa con los dados y no lo admitas: ser cínico se parece a ser cool y ser ofensivo se parece a ser sincero. Jamás confieses tus debilidades y si lo haces, que parezca que estás enseñando a los burros ustedes que no han vivido lo que he vivido yo.
Ahora, genera violencia. Chismea, enfrenta, secretea, usa a los otros para fines tuyos que ellos no conozcan. Sal de la cárcel gratis. Ya estás ganando: pégate a los grandes. Frecuéntalos. Aparece en la foto. O al menos habla bien de ellos. Duda del Holocausto. Rescata a Milosevic. Admira el pragmatismo de Fujimori y la firmeza de Pinochet y aspira a ser igualito. Gánate la cumbre de todos tus afanes y cuando estés allí sigue siendo el de siempre, o mejor, sé peor y hazte admirar: "hijos de puta como tú no se encuentran todos los días." Y si sientes culpa –de repente, entredormido- mira tu carrazo, tus ferrocarriles, tu fama, tu casa en Paseo Tablado o lo que sea que hayas conseguido y ponle al lado el mejor psicólogo. No un psicólogo laboral. El psicólogo perfecto. Uno que sea capaz de hacer sentir bien a alguien que ha luchado tanto como tú.

Por http://blogs.elcomercio.com.pe/tuvidaespuroteatro/ (Visiten el blog, es muy bueno)


Me tomé la libertad de ponerlo en mi blog luego de leerlo, ya que esta obra me hizo pensar mucho sobre cuanto uno desea ser alguien.


PD: No apoyo los consejos dados, sólo son pensamientos de un personaje que me parecieron interesantes.

5 comentarios:

Alexa dijo...

...

No se que comentar, todavia estoy pensando xd

César dijo...

A mí sí me gusta tu nombre.
Gracias por citar mi blog. Un beso. Te leeré.

C.

MORVL- K dijo...

esta genial
ah
me emocione porque no habia leido que era de otro blog y dije
ay...aixa ha crecido tanto en un dia
ajajajajajajaja
ajajaja
pero genial ah
yo no frecuento muchos blogs
antes lo hacia
pero ..amm si lo empezare a hacer otra ves
gracias y adios

Alexa dijo...

Es que no encontraba las palabras correctas para comentar :D

Te mando un super abrazo 'cibernetico'; ya espero tu proxima entrada (:

AnGeLa dijo...

jaja es una opinion un poco rara sobre lo que uno aspira, sobre lo que uno tiene que hacer para 'ser alguien', sin embargo es divertido. Cuidate besos!