viernes, noviembre 28

No confíes

Me gusta la confianza que tiene en mí. Todas las noches salgo de casa con mi traje de enfermera de turno nocturno. Hace mucho que ya me despidieron. Le doy un beso de buenas noches cuando está casi dormido por lo cansado que está de trabajar. Salgo a la calle y camino varias cuadras hasta llegar a mi lugar de trabajo. Ahí me maquillo y me cambio de ropa. Suena el teléfono y aquella señora que nunca me dijo su nombre contesta y promociona a cada chica. Me elijen a mí y la señora me da la dirección. Yo obedezco y voy a donde me indiquen. Aveces, en lugar de llamar, los clientes vienen.

Ayer me tocó un hombre de mucha edad, me golpeó porque empecé a llorar. Siempre lloro. Cuando pienso en que Daniel está dormido en casa, completamente confiado de que soy enfermera, no puedo evitar llorar. No tengo otra opción, no tenemos plata, lo que gana él no es suficiente.

SI VAS A ESCRIBR ALGO MALO, MEJOR NO ESCRIBAS.

Luego lo continúo.

2 comentarios:

Anónimo dijo...

jajajaajjajaja
la vida de scarlet
jajajaajaja

karol dijo...

la narración de muchas realidades creo yo u.u