jueves, marzo 28

So sorry

Me desperté y cogí mi celular. No había ninguna mensaje de él, aún. Seguro seguía dormido, total, todavía era temprano. Pero yo estaba muy ansiosa para retomar el sueño: después de mucho tiempo íbamos a tomarnos un día sólo para ambos, lejos del trabajo o cualquier otra responsabilidad. Me tomé todo el tiempo del mundo para servirme un rico desayuno. Prendí la tele y estaba dando el típico programa mañanero para mujeres. No me molestaba. Nada me podía molestar.

Dejé mi plato en el lavadero y salí de la cocina. No tenía ganas de lavar. 

Caminé por la casa. Rodeé la mesa. Entré a mi cuarto. Abrí mis cajones. Salí de mi cuarto. Pensé en qué ponerme. Hoy no quería buzo y zapatillas. Entré a mi cuarto, vi mis blusas, mis pantalones, mis faldas, mis vestidos. Y salí de mi cuarto.

Nada me apuraba, aún era muy temprano. Me eché en mi cama y la tele seguía prendida. Me acordé de esa linda falda de flores que nunca me había visto puesta. Salí a bañarme, y usé ese rico shampoo de mi mamá que sólo uso cuando me siento muy linda.

Me quedé sentada en bata sobre mi cama por un rato. Vi por la ventana que no había tanto sol, pero eso no importa porque tengo una linda chompa que me acababan de regalar y va perfecta con la falda. Me vestí y me vi al espejo un par de veces. Guardé las perlitas chiquitas que siempre uso como aretes y hoy escogí unos pendientes largos. 

Ya no era tan temprano. Así que me puse lo aretes. Me lavé los dientes. Me eché perfume. Recogí mi cabello. Arreglé mi mochila.  Cogí mi celular y leí su mensaje: "lo siento, no podré verte hoy".

4 comentarios:

Alexa Beraún dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Cartoncita Rosa dijo...

suele pasar y lo triste no es el mensaje en sí, ni siquiera el hecho de que no pudiera verte, sino el por qué esperar hasta el último momento para avisarte.

La verdad yo valoro mucho mi tiempo y la ilusión con la que nos vestimos y arreglamos para alguien especial.

Yo saldría con mis amigas o a algún lugar bonito para que mi sonrisa y mi aspecto no se borre.

Abrazo :)

El conocimiento es un amigo mortal dijo...

Presento mis respetos.

Me fui acostumbrando a la situación, a no ver a mi pareja más que en las fotos que de vez en cuando aparencen para quedarse en algún archivo del teléfono o en lugares de la casa y a no sentir su presencia más que en su cálida ausencia de los lugares que ocupaba...

Un saludo.

Anónimo dijo...

Me ha pasado, me pasó y por lo menos me envió el mensaje. Aún lo extraño...